En 20 años se han realizado 10.707 actuaciones en 708 expediciones

a 98 países para 3.547.960 personas.

 

Hoy se ha celebrado en la plaza Margarida Xirgu de Barcelona, la presentación y rueda de prensa del 20 aniversario de Payasos Sin Fronteras. Durante el acto (del cual os adjuntamos 5 imágenes) Tortell Poltrona (Jaume Mateu), fundador y Presidente de PSF ha hecho balance de estos 20 años de proyecto, Montserrat Trias (Secretaria de PSF) ha dado a conocer el calendario de actos para las celebraciones del 20 aniversario a celebrar en Barcelona, Lleida, Tarragona, Girona, Figueres, El Montseny, Madrid… y Carlos Requena, Director y Gerente de PSF, expuso el texto que sigue a esta introducción y que quiere dejar de manifiesto el compromiso de PSF con sus objetivos fundacionales, así como la adaptación a nuevas realidades que nos rodean. Para terminar se han presentado dos vídeos conmemorativos del 20 aniversario de PSF que se adjuntan en link al final de esta nota y se ha representado la salida de 2 equipos hacia dos destinos: Tortell Poltrona, Juanra Graells y Rosa Peláez hacia en Etiopía donde realizarán una expedición en la frontera con Eritrea, entre el 27 de febrero y el 17 de marzo. Por otro lado, Pep Callau, vocal de la Junta Directiva de PSF, junto a Pepsicolen, realizarán una intervención en el Casal dels Infants del Raval.

 

 Payasos Sin Fronteras 20 años

 Continuamos un año más dando prioridad al apoyo emocional a las poblaciones refugiadas de todo el mundo. En favor de la infancia desplazada interna, refugiada, víctima del hambre en países donde la situación que se vive sigue siendo mucho peor que aquí. Mantenemos proyectos en Burkina Faso, Costa de Marfil, Kosovo, Bosnia, Palestina, Israel, Jordania, Haití, Colombia, Líbano… e iniciamos proyecto en Etiopía. Mantenemos el compromiso en la ayuda humanitaria interactuando en los procesos de resiliencia de la infancia con nuestra herramienta esencial, la comicidad de payasas y payasos. Pensamos que a pesar de la crisis que vivimos en Europa seguimos teniendo la obligación moral de ayudar a aquellos pueblos que están mucho peor que nosotros, no sólo debido al hambre o a catástrofes naturales, sino también, en muchos casos, debido a las interferencias de esta Europa hipócrita de la deuda y los mercados, como pueden ser los casos por ejemplo de Siria, Mali, Irak, Libia u otros similares.

En Burkina Faso seguiremos trabajando en los centros terapéuticos nutricionales del Ministerio de Salud las dinámicas de juego y animación dirigidas a acelerar la rehabilitación de niños afectados por la malnutrición severa, al tiempo que atenderemos a población refugiada procedente del conflicto de Malí haciendo lo que mejor sabemos hacer: espectáculos de payasos y variedad de circo concebidos desde la comicidad gestual y universal.

En Costa de Marfil seguimos con los olvidados de los olvidados, y también trabajamos con la población desplazada interna residente en precarias condiciones en Abidján y al oeste del país, y víctima del reciente conflicto interno.

Nuestro compromiso con las víctimas del conflicto de la ex Yugoslavia continúa desde nuestra fundación y seguiremos llevando a cabo giras orientadas a apoyar a las minorías segregadas de los territorios de Kosovo, Serbia y Bosnia.

En Palestina volveremos como cada año para atender a la infancia que sufre las tensiones de este interminable conflicto. Haremos lo posible para llegar a Gaza y haremos lo posible para regalar nuestro trabajo a la infancia israelí que, por su proximidad con los lugares más calientes, también sufre psicológicamente la tensión de los enfrentamientos entre adultos. Por razones obvias priorizaremos la acción con niños y niñas palestinos ofreciendo a este colectivo más volumen de acción, pero mantendremos nuestra filosofía sencilla y transparente que nos dice que los niños y niñas lo son todo con independencia de las fronteras.

En Etiopía, en la zona de Tigray, de la mano del ACNUR, iniciamos un proyecto de giras en apoyo de la infancia y de los jóvenes refugiados en el norte del país como consecuencia del conflicto con Eritrea. Ahora, en el país hay más de 60.000 refugiados eritreos registrados por el ACNUR y con domicilio a los tres campamentos situados en la región de Tigray (Shimelba, Mai Aini y Adi Harush) y los campamentos de Asayita, Berhale o en las comunidades locales de la región de Afar. Muchos de los refugiados responden a un perfil único que está dominado por jóvenes, educados y urbanizados que sufren dificultades para adaptarse a la vida en los campos de refugiados. En los últimos tiempos un gran número de menores no acompañados han cruzado la frontera por su cuenta y esto plantea nuevos desafíos a las agencias que trabajan en la zona.

La situación en el próximo oriente es cada vez más difícil. El año pasado nos vimos obligados a reducir acciones en el Líbano en prevención de que el conflicto que se desarrolla en Siria pudiera expandirse, y de hecho lo hizo en la zona norte de Trípoli. En Siria tuvimos que cerrar nuestros proyectos hace ya dos años cuando comenzó la inestabilidad. Ahora nos mantenemos al norte de Jordania haciendo lo posible por ofrecerles a los niños procedentes de Siria, Irak, Palestina y otros lugares la cara más amable de la humanidad, la posibilidad de reír y jugar.

En Colombia tenemos un compromiso de años con la población desplazada interna, y en concreto seguiremos trabajando en Villavicencio y Arauca, así como con la población de Haití que sufrió el terremoto hace unos años, y que sigue sufriendo los efectos devastadores de la política de la llamada “comunidad internacional”.

Desde que los Payasos sin Fronteras vinimos al mundo nos hemos caracterizado por ofrecer inocencia, proximidad, inmaterialidad, puentes para rehacer relaciones con la comicidad que genera risa. Somos una organización sin fronteras y a pesar de nuestros limitados recursos hacemos lo posible para tener a todos los que sufre nuestro corazón.

Por esta razón, aunque trabajamos en España desde hace 14 años en hospitales, centros penitenciarios, centros de atención a discapacitados y lugares similares, teniendo en cuenta las circunstancias que sufrimos todos juntos en nuestra casa, también hemos decidido intensificar nuestro trabajo actuando para los colectivos más desfavorecidos; jóvenes que viven en centros penitenciarios, niños hospitalizados por causas diversas, discapacitados que residen en centros de atención especial. Muchos centros dedicados al apoyo a colectivos con problemas sufren cada vez más el desmantelamiento del estado del bienestar y la destrucción de los servicios públicos, y no podemos hacer otra cosa que estar al lado de ellos. En concreto tenemos un convenio con Justicia Juvenil para trabajar en l’Alzina, u otros centros de internamiento de jóvenes, donde desarrollaremos temáticas como la diversidad desde la óptica de las artes escénicas como apoyo a la convivencia. Trabajamos y lo seguiremos haciendo en centros penitenciarios, y estamos perfilando una colaboración comprometida con Afanoc para ayudar a mantener la integralidad de los trabajos que esta fantástica entidad hace desde hace años para niños y niñas afectadas por el cáncer. Y por supuesto, pero lo decimos, que estamos abiertos a nuevas propuestas dirigidas a la infancia de nuestra casa que más sufre la creciente precarización.

Todo este esfuerzo lo podremos hacer gracias al apoyo que nos prestan los artistas profesionales que regalan su trabajo, los socios que año a año dan su cuota, los pequeños donantes, los patrocinadores y las pocas administraciones públicas que aún mantienen su compromiso con la acción humanitaria, la acción social y la cooperación. Nuestra situación económica es saneada y nos permite aguantar y seguir haciendo cosas, pero como muchas entidades la deserción de la administración pública nos ha afectado sustancialmente y ha mermado nuestra capacidad de llegar a más lugares. Queremos aprovechar este momento para pedir a la sociedad civil su apoyo, y también para pedir a aquellas empresas realmente comprometidas en la responsabilidad social y corporativa que se miren nuestras propuestas de acción y se planteen seriamente colaborar en un proyecto que estamos seguros de que irá en consonancia con sus valores y que reforzará su saber estar en la sociedad como empresas, que sin rechazar el objetivo propio, lo hagan ayudando a reconstruir la armonía social que tanto necesitamos. Queremos pensar que la situación es reversible y ofrecemos nuestras potencialidades para dar la cobertura que sea posible a los huecos que se han creado, alentando a la ciudadanía a hacer lo imposible para recuperar los derechos conseguidos con tantas décadas de sacrificio de tantas generaciones . También pedimos a los gestores de nuestras administraciones públicas que abandonen la tijera y recuperen la función que les da la razón de existir, y que no es la de pagar deudas e intereses a especuladores, sino la de dar servicios, salud y educación a la población.

A partir de abril pondremos en marcha un proyecto propio de microfinanciación, y su aspecto más relevante será el de ofrecer a los pequeños donantes transparencia y acceso a toda la información del contenido de nuestras acciones, desde saber las actividades en detalle el momento, hasta saber la gestión económica y de recursos al detalle y al momento. Apostaremos en este caso para ofrecer nuestro trabajo al tejido social, a la ciudadanía más cercana a nuestro sentir, y hacerlo mostrando de forma clara quiénes somos, que hacemos, cómo lo hacemos y con qué recursos lo hacemos. Auditamos nuestra transparencia periódicamente, el equipo de 200 artistas que hoy constituyen los Payasos sin Fronteras está formado por profesionales que nos regalan su trabajo de calidad, y del pequeño equipo que tenemos el privilegio de estar liberados pueden ver nuestros sueldos y dedicación a la web.

Para terminar deciros que este año, coincidiendo con el XX Aniversario, se funda la Internacional de Payasos sin Fronteras (CWBI), con sede en Barcelona, creada para coordinar los esfuerzos de las 9 organizaciones que trabajamos desde Francia, Suecia, Alemania, Estados Unidos, Sudáfrica, Bélgica, Irlanda, Canadá y España, y en la que en la próxima reunión internacional que se celebrará en junio en Barcelona incorporará seguramente Finlandia. Holderlin dijo que lo que perdura lo fundan los poetas y Payasos sin Fronteras es una prueba tangible en nuestro país, y diseminada ya por todo el mundo con la garantía de eterna duración que corresponde al instante de una sola sonrisa.